Instrucciones de limpieza – alfombras orientales modernas

Las alfombras Sukhi orientales están hechas de materiales sostenibles y duraderos. Son obras de arte funcionales. Al igual que todas las alfombras, las alfombras Sukhi necesitan limpieza y mantenimiento. Gracias a esto se mantendrán en condiciones perfectas, pudiendo durar cientos de años. Pero deben recibir los cuidados apropiados.

Abajo encontrarás unos consejos para proteger tu inversión. Sigue estas simples normas y tu alfombra Sukhi durará mucho tiempo.

Mantenimiento general

Es mejor lavar las alfombras Sukhi orientales a mano. Un consejo a tener en cuenta: nunca utilices productos químicos fuertes ni detergente. Protegerás tu alfombra lavándola a mano de vez en cuando. Esto también contribuirá a eliminar el polvo y la suciedad. Trata la alfombra con cuidado mientras la lavas. Otra opción es llevarla a la tintorería.

Limpieza con aspiradora

Te recomendamos que pases la aspiradora a tu alfombra oriental Sukhi una vez por semana. ¿Por qué recomendamos la limpieza con aspiradora? Las pequeñas partículas de polvo y suciedad se pueden incrustar en las fibras de la alfombra, y la aspiradora puede eliminarlas. También evita que las fibras queden compactas. Pasa la aspiradora por toda la alfombra excepto por los flecos. Asegúrate de no tocarlos. También es importante aspirar los dos lados de la alfombra. (¿Vas a usar cepillos rotatorios? Si es el caso, ajusta el cepillo para que el contacto con la alfombra sea mínimo.)

Cepillado

El cepillado debe hacerse una vez por semana, como la limpieza con aspiradora. ¿Vas a colocar tu alfombra Sukhi en una pared? Muchos de nuestros clientes lo hacen. En ese caso, hay que cepillarlas una o dos veces al mes. Una alfombra colgada de la pared puede coger polvo. Cepíllala con cuidado y solo en la dirección de las fibras, que tendrás que determinar primero. Pasa los dedos de un lado a otro de la alfombra para averiguar cuál es la dirección correcta de cepillado.

Dar la vuelta a la alfombra

Te sugerimos que le des la vuelta a tu alfombra cada seis meses. Déjala del revés durante una semana. Así contribuirás a que se desprenda la suciedad de difícil acceso. Muchos de nuestros clientes se sorprenden al hacerlo, pues se dan cuenta de la cantidad de suciedad que sus aspiradoras no consiguen eliminar. Esto se aplica incluso a las aspiradoras más potentes y modernas.

La importancia de rotarla

La luz del sol puede dañar la alfombra. Por eso debes rotarla. Intenta hacerlo cada mes si te es posible. Haciendo esto tu alfombra tendrá un color uniforme y nunca se le quedarán parches descoloridos. Además, sirve para protegerla de las pisadas. Aquí tienes un consejo fácil de recordar: gira tu alfombra con cada cambio de estación.

Protección frente al agua

El agua puede dañar tu alfombra. Como es obvio, debes mantener tu alfombra lejos de zonas mojadas. Muchos propietarios no son conscientes del daño que pueden hacer la humedad o los suelos mojados. No coloques nunca tu alfombra de alta calidad muy cerca de fuentes de humedad o agua. La alfombra podría estropearse.

¿Cuál es la principal fuente de agua más subestimada? La que se filtra de las macetas. Colocar tus plantas encima de taburetes puede reducir el riesgo.

Pero, ¿y si tu alfombra se moja considerablemente? Retira la alfombra de la zona inmediatamente. Sacude el agua lentamente y con cuidado con un trapo, y luego pasa la aspiradora.

Recuerda dejar que la alfombra se seque primero, de lo contrario podrías ocasionarle daños graves a tu aspiradora. Por último, deja la alfombra en un lugar seco.

Vómitos y orina

El vómito y la orina pueden destruir las fibras. Es fundamental que actúes rápido y limpies la orina o el vómito de tu mascota. De lo contrario, pueden quedar manchas permanentes en tu alfombra. Primero quita el vómito. Cuando la zona esté limpia, vierte agua a conciencia. Luego da unos toques con papel absorbente. No te olvides del reverso de la alfombra. Así se reducirán los posibles daños. Por último, coloca un ventilador cerca de la alfombra y sécala por ambos lados.

Por qué nos gustan las almohadillas

Es una excelente inversión. Las almohadillas de alfombra pueden proteger tu alfombra Sukhi. Reducen el desgaste y los desgarros. Las almohadillas también tienen otros beneficios, hacen más suave el suelo que pisas. Una almohadilla antideslizante mantendrá tu alfombra en su sitio. Se arrugará y se doblará menos. Las alfombras también se estropean cuando se arrugan o se doblan.

Evitar los daños provocados por polillas

Sí, las polillas pueden causar daños a los tejidos. ¿Sabías que también destrozan las alfombras? A las polillas les encanta la lana. Si tienen ocasión se comerán las fibras de lana de tu alfombra. Si tienes que guardar tu alfombra Sukhi, debes limpiarla primero. Luego envuélvela en papel transpirable. Hay que evitar envolverlas en plástico, porque el plástico atrae la humedad.

Limpiar chicle

El chicle y tu alfombra Sukhi son una mala combinación. ¿Qué hacer si un chicle se queda pegado a tu alfombra?

Primero intenta enfriar el chicle. Cuando esté sólido será más fácil de eliminar. Puedes probar con una espátula de metal, pues a menudo funciona, pero ten cuidado y asegúrate de no aplicar demasiada fuerza cuando intentes separar el chicle de las fibras. ¿Y si notas que el chicle se empieza a poner blando otra vez? Pon una bolsa de hielo en la zona. El chicle se volverá a endurecer. Luego usa una aspiradora para aspirar los trozos de chicle congelado. Por último, trata la zona con agua tibia. Puedes usar una cucharada de detergente. Frota la alfombra suavemente con una toalla o cepillo.

Limpiar manchas de vino

El vino es famoso por su habilidad para manchar las alfombras. Si se te derrama vino, debes limpiarlo cuanto antes. Empieza retirando todo el vino que puedas con papel absorbente. Colócalo sobre la zona donde se haya derramado el vino. Da golpecitos suaves y deja que el papel absorba todo el vino que pueda. No uses jabón u otros productos limpiadores por ahora.

Recuerda poner papel absorbente debajo de la mancha. Cuando esté empapado sustitúyelo por otro nuevo. Luego lava la alfombra a mano usando solamente agua y déjala completamente seca. ¿Y si aun así no consigues quitar la mancha? Intenta llevarla a una tintorería lo más pronto posible.

Otras cosas a evitar

Nuestras alfombras Sukhi son muy duraderas. Pero ninguna alfombra es indestructible. Hay muchas cosas que debes evitar. No uses nunca productos limpiadores fuertes como lejía o amoníaco. No pongas macetas cerca de las alfombras, son una fuente potencial de suciedad y agua. No peines los flecos de la alfombra o se dañarán las fibras. Y por encima de todo, recuerda limpiar tu alfombra oriental periódicamente, es la mejor manera de conservar tu inversión.